sábado, 4 de abril de 2015

Hiromasa Yonebayashi, director de 'Arrietty', abandona Studio Ghibli

El también responsable de 'Omoide no Marnie' quiere seguir haciendo películas

Hace unos días saltaba la noticia de que Hiromasa Yonebayashi declaraba haber abandonado Studio Ghibli. Más allá de la noticia en sí, abría con ello muchos debates sobre la situación de tensa calma que se vive en el estudio, detenido temporalmente en su actividad de realizar animación, desde que finalizara la producción de Cuando Marnie estuvo allí (Omoide no Marnie), precisamente dirigida por Yonebayashi, el verano pasado.


Que se sepa, debido a su delicada situación financiera, Studio Ghibli actualmente solo gestiona sus licencias y mantiene actividades anexas a la producción de animación como es el Museo Ghibli de Mitaka, en Tokio, donde Hayao Miyazaki centra ahora sus esfuerzos tras retirarse de la dirección de largometrajes. Según el productor y alma interna de la compañía desde su fundación hace 30 años, Toshio Suzuki, es una situación temporal hasta que se resuelva el mejor modo de seguir adelante siendo económicamente solventes, y ya sin Miyazaki a la cabeza.


Todo esto suena bastante factible, ¿quién pensaría que una marca tan potente y querida por el público japonés, y tan apreciada en el mundo como es Studio Ghibli se fuera a dejar morir así, sin más? En principio, no hay motivos. Por muy mal que estuviera de financiación, el estudio tiene recursos de sobra para generar un mínimo que le permita continuar, quizás realizando cambios sustanciales como los que se empezaron a acometer (eliminación de una plantilla fija de trabajadores, acortar los plazos para realizar sus largometrajes, diversificación en su actividad acercándose al mundo de los videojuegos y la televisión).


Puede que la marcha de Hiromasa Yonebayashi no signifique nada, o quizás signifique mucho más de lo que creemos. El director era la opción de futuro de Studio Ghibli, la opción más asentada: un animador que empezó desde abajo y fue adquiriendo mayores responsabilidades a lo largo de sus casi 20 años en la compañía, hasta llegar a la dirección de Arrietty y el mundo de los diminutos en 2010, con la aprobación y supervisión del propio Hayao Miyazaki.
En contraposición a Gorô Miyazaki, el otro hombre fuerte dentro del organigrama artístico de futuro para Ghibli que llegó a la dirección sin experiencia previa, él era un trabajador 100% criado allí, era de los que se sabía esa filosofía interna tan particular perfectamente, y conocía la profesión al haber pasado por todas las tareas que tiene que experimentar un director que quiera controlar todas las facetas de la animación.


Con el adiós de Hiromasa Yonebayashi, de 41 años, se va la principal apuesta seria de Studio Ghibli en los últimos años, que si bien con Omoide no Marnie no logró atraer al público de la manera que se esperaba, con Arrietty hizo algo impensable como es acercarse a las recaudaciones del "Rey Midas" Miyazaki, y tener una repercusión internacional importante (tanto como que su primera película es, por ejemplo, la que más ha recaudado del estudio en Estados Unidos). Y, aparte de todo, nadie discute su buen hacer formal en sus dos primeros largometrajes. Quizás le falte rodaje en la máxima responsabilidad, y despegarse de sus influencias para crear un estilo propio, pero tiene maneras que, sin duda alguna, encajarán con una hipotética visión de futuro de la compañía.


El director quiere seguir haciendo películas, dando a entender que en Ghibli no puede hacerlas (lo preocupante es que se desvincule de manera tan rotunda, lo que podría hacer pensar que puede ir para largo el parón). Yonebayashi declaró: "Hablé con el productor Nishimura sobre qué hacer. Aún quiero hacer películas, pero no sé cómo serán. Por ejemplo, deseo probar con una película de fantasía más orientada a la acción, que es algo totalmente opuesto a Omoide no Marnie". Según comentó, estaría pensando en hacer un proyecto más del estilo de Ponyo en el acantilado, donde él mismo participó como animador.


En Studio Ghibli o no, sin duda Hiromasa Yonebayashi será un director a seguir, y que probablemente pueda dar muchas alegrías al cine de animación.


______________________________________________







Mi vecino Miyazaki
Studio Ghibli, la animación japonesa 
que lo cambió todo





·   ·   ·
sigue en...





.

3 comentarios:

Gina Theou dijo...

And then there is the possibility that Hideaki Anno will make Nausicaa II. ツ

Neovallense dijo...

Difícil predecir las consecuencias que traerá esta marcha, así como averiguar cuáles son los motivos que hay detrás (quizá que Ghibli permanecerá cerrado más tiempo del que pensamos o, simplemente, las consabidas "diferencias creativas").

De todos modos, con la de animadores que han pasado por el estudio, alguno más debería haber que estuviese preparado para dirigir (¿Katsuya Kondo?). Yo espero que Goro Miyazaki haga más películas y que, por supuesto, se unan más realizadores más temprano que tarde.

Saludos ^^

Álvaro dijo...

@Gina:

I do not quite see Hideaki Anno at Ghibli, has a very personal style, and not end convinced me to continue the story of Nausicaa, although it is based on the original manga, because Miyazaki himself and changed his story to the movie and gave a closed end. Still, it would be an interesting bet. But a little odd.

@Neovallense:

Hay muchos que podrían dar el salto a la dirección, y que incluso es raro que no lo hayan hecho ya. Yo siempre pongo en la terna de salida a Kitaro Kosaka (joven pero experimentado, y encima animador de Ghibli de toda la vida); Masashi Ando (experiencia y mucho potencial, mano derecha de Miyazaki en 'El viaje de Chihiro', y luego pieza clave en otros éxitos como 'Una carta para Momo', aparte de películas clave de Ghibli); y luego ya se podría pensar en Yoshiyuki Momose, incluso. Y seguro que hay muchos otros animadores con talento creativo para dirigir. Ni siquiera creo que Yonebayashi fuera el más destacado de todos ellos, sino el que estuvo dispuesto a embarcarse en esa aventura tan complicada de ponerse al frente.

La alternativa: buscar directores externos con talento y que su estilo se asemeje por naturaleza al de Ghibli (que hay más de uno, pienso en Makoto Shinkai, por ejemplo), ya que la actual generación ha crecido profesionalmente en la época de auge de Miyazaki y Takahata, y para muchos han sido sus referentes e inspiradores.

Saludos! :-D

Publicar un comentario en la entrada

¡Comenta!