martes, 27 de julio de 2010

Adiós, Yoshifumi Kondô (II)

La despedida de Hayao Miyazaki


Aquí está la prometida despedida que le brindó Hayao Miyazaki a su compañero y amigo Yoshifumi Kondô cuando falleció, al igual que hizo Isao Takahata como os expuse hace unos días.


Una despedida triste, como no puede ser de otra manera. Miyazaki recuerda los comienzos, los sueños e ilusiones. Definitivamente su despedida me emociona tanto como la de Takahata, transmite la profunda desolación de quien pierde un amigo y un compañero de toda la vida, sin embargo no lo hace con lamentos sino recordando, con la confianza de hablar con alguien que ya no está pero durante muchos años estuvo a su lado.



Aquí se denota la enorme importancia que tuvo Susurros del corazón, la primera y única película dirigida por Kondô, para ambos. Un proyecto que venía desde hace muchos años y que estaba claro que era el primer paso hacia un futuro muy prometedor que se truncó. De hecho, Miyazaki reconoce que poco antes de su muerte ya tenían apalabrado un nuevo proyecto juntos.

Hay que recordar que para Hayao Miyazaki fue un golpe muy duro, tanto que casi le lleva a la retirada profesional en 1998.

El equipo de Susurros del corazón, trabajando en la película. Kondô a la derecha


Nuevamente como hice con la despedida de Takahata, he intentado trasladar y adaptar las palabras de Miyazaki al español de la forma más correcta, entendible y fiel posible al original, intentando transmitir todo su sentido y su sentimiento.


Esto es lo que pronunció Hayao Miyazaki para despedirse de su amigo Yoshifumi Kondô:


__________________________________________________________


Miyazaki, en el funeral de Kondô

_____________________________________________________


La despedida de Yoshifumi-kun Kondô


Lo llamábamos "Kon-chan". Fue uno de los mejores de entre los cientos de animadores que he conocido.

Cuando era joven, sus dibujos brillaban con la sincera admiración hacia la libertad juvenil.

Al igual que cuando se sube una cuesta y finalmente se ve un vasto océano azul bajo la montaña, o como un hermoso cielo despejado, su obra se mostró como una sensación de libertad.

Me enorgullezco como alguien que apreciaba su talento profundamente y de manera adecuada.

Cuando tenía unos 20 años y yo estaba en mis 30 años solíamos hablar de películas que quería hacer, sentados uno junto al otro, hablando con nuestras manos.

Si tenemos una oportunidad, aunque sea sólo una pequeña pieza, vamos a hacer una animación que puede expresar el carácter de Kon-chan, su mayor admiración. Algo así como "Tom's Midnight Garden" de Phillipa Pearce. A pesar de que era casi imposible teniendo en cuenta la situación en ese momento, había decidido por mi cuenta que algún día realizaría ese proyecto.

Sin embargo, entre sus logros, las obras que él hizo conmigo eran bastante menores.

A pesar de que tuvo varias oportunidades, buscaba algo que no hiciera simplemente "clic" (chasquido).

Soy muy impaciente. Tengo muchas opiniones diferentes, muchas contradicciones dentro de mí al mismo tiempo, y cambio de dirección constantemente. Pero en realidad él era de ritmo lento, y una vez que se le metía una idea en la cabeza, trataba de ser fiel a ella.

Y yo soy un tipo de persona que abandona el barco incluso antes de que esté claro que el barco se hunde, mientras que Kon-Chan era un tipo de persona que amaba al barco y a la gente que había en él, y optaba por hundirse con la nave.

Salíamos de uno a otro poco a poco en los momentos más críticos, y Kon-Chan sin embargo consumaba las obras con Paku-San (Takahata-San) como su cumbre como profesional (animador). A pesar de que apreciaba su gran calidad eran trabajos muy duros, sentía un poco de incongruencia.

¿Por qué él mismo se obligaba a hacer eso? ¿Por qué no podía expresar su admiración de una manera más sencilla? A veces me sentía frustrado.

Pero, tal vez Kon-Chan sentía que no quería ser arrastrado por el impaciente y contundente Miyazaki.

Incluso una pequeña fisura puede ser ampliada con el paso del tiempo. Alguna torpeza no puede evitarse. Sin embargo cuando dirigió "Susurros del corazón" sentí que finalmente cumplió la promesa que hicimos hace mucho tiempo.

Hizo un gran trabajo y cumplió con las expectativas. Debió ser muy duro para su mente y su cuerpo, pero él nunca se quejó ni una sola vez y realizó la obra con paciencia.

A pesar de que ha cambiado en su forma con el paso del tiempo, "Susurros del corazón" fue definitivamente el trabajo que nosotros, cuando teníamos 20 y 30 años, habíamos querido hacer algún día.

No puedo olvidar una escena que Kon-Chan hizo cuando era joven. Era una escena en "Conan el Niño del Futuro", donde el héroe se reía para animar a la heroína.

Estaba muy cansado de las largas horas de trabajo, la sacó medio inconsciente inclinado sobre su escritorio con sus largas piernas dobladas. Sin embargo, la expresión del muchacho era muy alegre, llena de dulzura y consideración. Fue realmente una gran imagen.

Así que, incluso cuando vi a Kon-Chan con muchos tubos unidos a él en la UCI [Unidad de Cuidados Intensivos] del hospital, pude sentir que el verdadero Kon-Chan estaba dentro, ileso. Yo podía sentir que él estaba bien.

Él había perforado sus pulmones varias veces antes. Y aunque los médicos le habían dicho que iba a morir a menos que fuera hospitalizado siempre volvía al trabajo, mitigaba el dolor con acupuntura. Yo estaba convencido de que sin duda volvería esta vez también...

A pesar de que sus pulmones estaban a punto de ser perforados, Kon-Chan no dejó de mover el lápiz soportando su dolor. En muchos sentidos en esta profesión nos desgastamos nosotros mismos, y una vez que conseguimos a través de ese golpe final, podemos tomar un breve descanso y podemos empezar a trabajar otra vez. Así lo había asumido.

A menudo me irritaba con su terquedad. Era la clase de persona que esperaba pacientemente que la nieve se derritiera. Pero esta vez se ha ido antes que yo.

Fue hospitalizado justo después de que le ofreciera otro trabajo juntos. Él lo aceptó con sus murmullos habituales.

No puedo decir otra cosa más que lo siento.

Realmente lo lamento.

Pero estaba realmente enfermo. Tan enfermo que las propias enfermeras estaban impresionadas.

Kon-Chan, 
Hacia el océano azul bajo la montaña,

Hacia el hermoso cielo despejado,

Fundido suavemente con la luz, el viento, los árboles, el agua y la tierra, 
Por favor, descansa en paz.


Yo nunca te olvidaré.


Hayao Miyazaki
23 de enero de 1998

_____________________________________________________


Yoshifumi Kondô (1950-1998)
En memoria

___________________________________________________________





La traducción del japonés al inglés es de Ryoko Toyama, mostrada en Nausicaä.net


.

4 comentarios:

Cósty dijo...

Don Álbaro, realmente lo felicito por estos dos artículos, tremendo homenaje a un trabajador silencioso que sin duda fue uno de esos pilares importantes del Studio Ghibli que la gente suele pasar por alto. Por las palabras de los Maestros Takahata y Miyazaki, por lo que he visto en sus diseños y el demo de Little Nemo, no me cabe duda que además de un gran artista debe haber sido una hermosa persona.

Saludos y como siempre, gracias por "Generación Ghibli" :).

Álvaro dijo...

@Cósty:

Pues muchas gracias por tus palabras, Generación GHIBLI no existe si no hay alguien que lo lee.

Como dije en la anterior entrada que completaba a esta, a mi la historia de Yoshifumi Kondô marcó buena parte de mi afición por el trabajo del Studio Ghibli como me marcó la belleza de su película 'Mimi wo sumaseba' y lo menos que podía hacer es este retrato a través de la despedida que le brindaron Isao Takahata y Hayao Miyazaki en su funeral, que en un momento tan triste supieron dar esa pincelada para que siempre sea recordado no solo como gran profesional, sino como gran persona.

Siempre me resulta muy triste recordar esta historia de lo que pudo ser y no fue. Aunque también me agrada que pasados los años en Ghibli sigan adelante, buscando más que nunca la continuidad al trabajo que han hecho estos últimos 25 años.

hjg dijo...

Siempre me pregunté cuál sería esa "escena en Conan el Niño del Futuro, donde el héroe se reía para animar a la heroína"

Sara Zambrano Chávez dijo...

Buen trabajo.

Publicar un comentario en la entrada

¡Comenta!