jueves, 17 de noviembre de 2016

Isao Takahata también prepara un nuevo proyecto

El cofundador de Studio Ghibli lo confirmó en París y habló de 'La tortuga roja'

Que Isao Takahata tenía intención de seguir trabajando pese a sus 81 años ya lo sabíamos, porque lo había dicho en más de una ocasión. Pero el domingo, justo cuando en Japón saltaba la noticia del posible regreso de Hayao Miyazaki, él estaba en el Forum des images de París y dio un paso más al afirmar que ya trabajaba en un "pequeño proyecto".

Foto de CloneWeb

Además, junto al director Michael Dudok de Wit, habló para los presentes sobre La tortuga roja, la última coproducción entre Studio Ghibli y la francesa Wild Bunch (entre otras), recientemente preseleccionada para el Oscar y ya con fecha de estreno en España
Dijeron cosas muy interesantes que recoge CloneWeb, las cuales, por su interés, reproduzco, adapto y traduzco a continuación:

Durante dos horas, el director de La tumba de las luciérnagas y El cuento de la Princesa Kaguya, que anunció un nuevo "pequeño" proyecto , estuvo charlando junto a Michaël Dudok de Wit, a quien se debe la película La tortuga roja, donde el artista japonés colaboró ​​como productor artístico.




El cineasta holandés, muy emotivo, dio la bienvenida al maestro de la animación japonesa. El hombre detrás de La tortuga roja contó con voz entrecortada cómo conoció a Takahata antes de recibir una carta de Studio Ghibli en noviembre de 2006 que le proponía una colaboración por la que "explotó" antes de aceptar "en menos de medio segundo".
Él explica que "hay una palabra clave, la sensibilidad, y me gustan las películas sensibles. Cuando el señor Takahata me ofreció trabajar quería alimentarme de su sensibilidad, hacerle preguntas acerca de la narrativa, los movimientos, las emociones...". Isao Takahata dijo que estaba preocupado por esta colaboración "debido al grado de perfección de los cortometrajes" de Dudok de Wit. "Fue un reto en forma de espera e inquietud".




La tumba de las luciérnagas y El cuento de la Princesa Kaguya evocan con una fuerza increíble la relación con la vida y la muerte. ¿Es la animación especial para hablar de ello? Isao Takahata explica: "Creo que lo podemos hacer en concreto en la animación. En La tumba de las luciérnagas sabemos que los personajes que vienen a nosotros van a morir, pero eso no nos impide seguirlos. En cuanto a la vida, de manera más filosófica, creo que en Occidente se puede responder sin muchas dudas. Los japoneses, para sí mismos, necesitan una fase de espera".



Michael Dudok de Wit completa: "Estoy fascinado por la permanencia de las cosas, todo nace y todo muere. Mis películas a veces simbolizan la muerte, incluso si no es muy evidente para todos, lo hacen porque veo la belleza en la permanencia de las cosas. Me encanta la muerte como parte de la vida".
El director de La tortuga roja habló del papel de Studio Ghibli en el desarrollo de su película, más allá de la simple producción: "Se habló sobre el desarrollo de la historia. Escribí un montón e intercambiamos ideas porque no solo querían apoyar el proyecto, sino también porque querían retroalimentación. Hablamos de diferentes temas: la escritura, la emoción, el simbolismo... El señor Takahata no es animador, pero tiene la misma intuición que las personas que sí lo son. Estoy fascinado por ello, escucho mi intuición mucho a pesar de que no siempre tengo razón. A continuación, tuve que construir la película lógicamente bien rodeado. Ghibli me apoyó durante la escritura, haciendo sugerencias. Pero es un estudio que confía en sus autores, así que tenía la decisión final. Fue fabuloso".





Isao Takahata añade: "En primer lugar, recibimos el guión y luego una versión completa con la animática. Enviamos comentarios sobre la base de lo que vimos. Yo, en mi experiencia como director, era capaz de trabajar sin presiones de los productores. Quería reproducir el patrón y que Michael pudiera sacar adelante su idea. Todo el trabajo fue reflexionar, comprender la visión de Michael, la sensibilidad táctil. Sobre esta base hemos hecho propuestas. Algunas fueron tenidas en cuenta. Creo que nuestras observaciones, con las de los productores franceses, sirvieron para fortalecer la visión del autor".



El director, a continuación, citó un ejemplo: "Sugerimos la supresión de los diálogos. Sentí, al ver que él no quería ponerlos, que también era mejor desde mi punto de vista". Michael Dudok de Wit dice que los diálogos eran una fuente de problemas. Fue en la segunda parte de la película, para lograr empatía. Algunos momentos clave merecen ser expresado verbalmente. Él explicó que habían decidido mantener unas líneas maestras y luego, durante una pausa en la producción para buscar financiación, recibieron una llamada de Ghibli en la que preguntaron: "¿Qué pasa si quitamos todos los diálogos? Hemos discutido sobre el tema, es un gran desafío". En última instancia solo se registraron ruidos, gritos, las respiraciones, de manera sutil, para dar más a la humanidad a los personajes.


La coherencia gráfica de la película es fuerte. Isao Takahata explica: "Yo estaba muy impresionado con el ambiente visual, por esos dibujos tan personales de Michael, incluso tratándose de un trabajo colectivo. Los personajes guían al espectador solo con su presencia en la pantalla". 
El cineasta holandés dice "tuve un montón de tiempo para pulir los escenarios, la producción nos había dejado mucho tiempo para volver a trabajar en revisar los errores y corregirlos". Takahata añade que no tenía conocimiento de que Dudok de Wit estaba interesado en los artistas budistas japoneses cuando le ofreció un libro sobre el tema. "Creo que, a pesar de esta convergencia, hay una gran sombra en el trabajo del trazo, en el grosor del pincel utilizado. En La tortuga roja, garantizando al mismo tiempo este grosor en el cambio de trazo, se aprecian las diferentes composiciones del mundo. Uno siente la densidad visual de la imagen, incluso a través de la exploración de la sombra y la luz, en el que utiliza las sombras para sugerir la luz".



El encuentro concluyó con un breve debate con el público en el que se preguntó qué pensaba Takahata de la animación japonesa para televisión (anime). "No estoy muy orgulloso, pero veo muy pocas series animadas y cuando lo hago, me despiertan de una sensación muy desagradable". Entonces habló del futuro de Ghibli a través de otras posibles colaboraciones "el señor Suzuki consiguió un estreno [de La tortuga roja] muy importante para Japón a través de Toho. Si la película hubiera tenido su público, podría haber cambiado el panorama de la animación japonesa. Pero la película no ha tenido el resultado deseado y, por lo tanto, no tuvo ningún impacto. Otra película, Your name. (Kimi no Na wa.) [de Makoto Shinkai] sí ha tenido un gran éxito y podría tener una gran influencia".

Foto de CloneWeb

Un participante del público señaló que las carreras de Isao Takahata y Michael Dudok de Wit se cruzaban en cuanto a su trazo: el holandés comenzó con un estilo tembloroso en sus cortometrajes para finalmente, con La tortuga roja, ser un poco más firme; cuando el japonés comenzó con trazo firme para terminar en Kaguya con un estilo diferente. Isao Takahata, a continuación, explicó que no era un dibujante y que, por tanto, se rodeaba de equipos que le permitieran explorar diferentes estilos visuales, el hecho de no dibujar le ha dado una libertad que otros no tienen necesariamente. Y especificó que en su nuevo proyecto (!) se beneficiaría de esta exploración. "Veremos si logramos hacer algo más".

 ________________________________________________________________  Fuente: CloneWeb

Palabras de un Takahata que suenan muy bien, y que transmiten ganas de seguir creando y transmitiendo emociones. Con un poco de suerte, cuando parecía imposible, Hayao Miyazaki e Isao Takahata resurgen con nuevas motivaciones y, pese a su avanzada edad, la intención de seguir creando obras que nos vuelvan a hacer soñar.


______________________________________________________







Studio Ghibli, la animación japonesa 
que lo cambió todo
El origen de Studio Ghibli
Ya a la venta nuestros dos libros
que narran la historia completa
de Studio Ghibli y todas sus obras




·   ·   ·
sigue en...





.

4 comentarios:

Manu Robles dijo...

Gran noticia y gran artículo.

Álvaro López Martín dijo...

@Manu:

La verdad es que sí, siempre es bueno que Takahata y Miyazaki tengan algo que ofrecer, y quieran hacerlo pese a su avanzada edad :-)

Gina Theou dijo...

Michael Dudok De Wit, such a sensitive animator...Studio Ghibli has done it again...I was dumbfounded how they managed to do what they did. Can't wait to see it on the end of the month when it will be out here (I hope they will play it on cinemas..)
Is Takahata working on a new project?

Álvaro López Martín dijo...

@Gina:

He say, literally "a small project" :-)

Publicar un comentario

¡Comenta!