miércoles, 16 de mayo de 2018

Studio Ghibli se despide de Isao Takahata

En una ceremonia presidida por Hayao Miyazaki, que dio un emotivo discurso

Este martes 15 de mayo se ha celebrado en el Museo Ghibli de Mitaka (Tokio) la ceremonia de despedida que Studio Ghibli le ha brindado a su cofundador Isao Takahata, fallecido el pasado 5 de abril. Ha destacado, sobre todo, el emotivo discurso ofrecido por Hayao Miyazaki, que podéis leer íntegro a continuación.


Visiblemente emocionado y sin poder contener las lágrimas, Hayao Miyazaki tomó la palabra ante las cerca de 1200 personas congregadas en el homenaje a su compañero de toda la vida, Isao Takahata. Este ha sido su discurso completo traducido y adaptado al español, gracias a su vez a la traducción al inglés realizada por la web japonesa Onegai Kaeru, que acudió al evento presencialmente:



Discurso de despedida de Hayao Miyazaki a Isao Takahata


No estoy seguro de por qué fue apodado Paku-san realmente, pero él no era una persona madrugadora. Cuando comenzamos a trabajar para Toei Animation, siempre venía a nuestra oficina tarde. Por las mañanas, a menudo la gente le veía comer un poco de pan mientras colocaba su ficha de entrada y bebía agua directamente del grifo. Se rumorea que el sonido que hacía en la comida de los descansos, que es la onomatopeya japonesa "paku paku", es el motivo de su apodo.
Esto no es un mensaje conmemorativo, pero hoy leeré lo que escribí.


Pensé que Paku-san viviría hasta los 95 años. Pero Paku-san falleció. Eso me hizo sentir que no me queda mucho tiempo. Hace 9 años, el médico me llamó y me dijo "si usted es su amigo, debe decirle al señor Takahata que deje de fumar". Su voz era seria e incluso aterradora. Debido a que el doctor estaba tan serio, el señor Suzuki (productor de Studio Ghibli) y yo conseguimos que se sentara junto a nosotros en una mesa. Fue la primera vez que hablé con él de esa manera tan seria. "Por favor, deja de fumar, Paku-san", le dije. "Para poder continuar con tu trabajo, por favor, deja de fumar", le dijo el señor Suzuki. Esperaba que presentara numerosas excusas y argumentos contrarios, pero simplemente dijo "gracias, dejaré de fumar". Y asintió. Y Paku-san realmente dejó los cigarrillos. Yo fumaba deliberadamente cerca de él para poner a prueba su determinación. Decía "es un olor agradable, pero no tengo ganas de fumar". Me lo creí. Eso me convenció aún más de que estaba destinado a vivir hasta los 95 años.

En 1963, cuando Paku-san tenía 27 años y yo 22, nos conocimos. Todavía recuerdo muy bien el día que hablamos por primera vez. Al anochecer, estaba esperando el autobús a Nerima en una parada. Llegó un joven caminando hacia mí por la carretera, todavía parcialmente mojado después de la lluvia. Él parecía amable e inteligente. Ese fue el momento en que conocí a Isao Takahata, más tarde conocido como Paku-san. Incluso 55 años después, el recuerdo de ese día todavía está vivo. Todavía puedo ver su cara tal y como era en ese momento.

Volví a ver a Paku-san nuevamente después de que me empujaran a ser miembro ejecutivo de la unión sindical de Toei Animation. Paku-san era el vicepresidente. Bajo esa responsabilidad, mis días más duros comenzaron. Quería vomitar bajo esa gran presión. A pesar de las dificultades, dormí en la oficina del sindicato laboral, una especie de choza. Paku-san y yo hablamos mucho, como si no hubiera un mañana... de tantas cosas...

No estábamos satisfechos con nuestro trabajo. Queríamos hacer algo más allá de lo que estábamos haciendo, algo de lo que pudiéramos estar orgullosos. Hablamos sobre lo que deberíamos crear. El conocimiento de Paku-san era muy grande y amplio. Estaba feliz de poder conocer a una persona tan maravillosa como él.

La producción de Las aventuras de Hols, el Príncipe del Sol, en la que Takahata trabajó como director y guionista, no fue bien. El personal no estaba familiarizado con el nuevo estilo. El proceso de trabajo fue tan retrasado que toda la compañía necesitó hacer algo al respecto. Paku-san era un tipo increíblemente persistente. Incluso cuando la compañía intentaba cambiar su dirección con amenazas, a veces incluso suplicando, no cambiaba. Yo solo trabajé los fines de semana sin aire acondicionado ese verano dibujando los bocetos de las imágenes de fondo en grandes hojas de papel. El acuerdo con la unión laboral no permitía el trabajo los fines de semana, pero no me importó. Simplemente no fiché para el trabajo del fin de semana.

Después de ver la primera versión de prueba, no pude ni moverme. No fue porque me conmoviera, sino que me sorprendió por completo. Estaba al tanto de la disputa sobre la escena del bosque encantado, si debería ser editada o no. Paku-san negoció con la junta directiva de la compañía pacientemente y no tuvo otra opción, pero tuvo que acordar el número de acetatos de animación y el número de días de trabajo hasta la fecha límite. Por supuesto, no pudo cumplir el acuerdo. Más acetatos y más días. Cada vez que rompía el acuerdo, tenía que escribir la carta de disculpa. Me pregunto cuántas cartas tuvo que escribir. Yo también estaba completamente ocupado con mi propio trabajo y no pude ayudarlo en esa dura batalla.

Vi la escena con Hilda en el bosque encantado en la primera versión del visionado de prueba. ¡En la expresión abrumadora y las imágenes había mucho amor! Llegué a entender por primera vez que esto era lo que Paku-san quería crear. Él completó el trabajo. Entonces, en el año 2000, 30 años después del lanzamiento de esa película, Paku-san sugirió hacer una reunión invitando a la gente de la película. Desde la persona al cargo, los miembros de la junta, los gerentes que presionaron a las personas en el lugar de trabajo, y los miembros principales de esa compañía, el gerente de producción, el personal de ilustración, las mujeres que trabajaron en el fondo y el color, el personal de rodaje de películas, grabación, edición... muchas personas vinieron. La película no tuvo éxito financiero, pero a nadie le importó.


Paku-san, vivimos tan intensamente ese momento... La forma en la que Paku-san vivía era exactamente como nosotros queríamos vivir. Gracias, Paku-san. Nunca me olvidaré de ti, Paku-san, que me hablaste en la parada del autobús después de la lluvia...


Hayao Miyazaki
15 de mayo de 2018









La agencia EFE ha publicado este vídeo sobre la ceremonia:



Al evento acudieron muchos de los amigos, compañeros de vida y de trabajo de Takahata, además de fans. Se pudo ver a reconocidas personalidades como el director Mamoru Oshii, Yasuo Otsuka, Yoshiyuki Tomino o Michael Dudok de Wit, entre otros.





El compositor Joe Hisaishi, autor de la música de todas las películas de Hayao Miyazaki, y de El cuento de la Princesa Kaguya, de Isao Takahata, también tuvo unas sentidas palabras para él:


"Takahata me escogió para ser el compositor de la música de Nausicaä del Valle del Viento (1984) pese a que yo era un completo desconocido. Gracias a él, pude ser conocido. Estoy orgulloso de haber podido trabajar juntos. Todavía está vivo en mi corazón. Yo no digo adiós, nos vemos de nuevo".

Precisamente una canción compuesta por Hisaishi para su última película, "Inochi no kioku" (Recuerdos de una vida), sirvió como despedida en el homenaje. Muy apropiada, ya que habla de la pérdida de un ser querido.




La sala del Museo Ghibli en la que se produjo el acto estuvo decorada con flores silvestres en tonos cálidos. Según Hayao Miyazaki, "quería evitar que pareciera un funeral".



______________________________________________________




Imágenes de otakucalendarjp
Visto en 20 Minutos




.

3 comentarios:

Neovallense dijo...

Muy emotivas las palabras de Miyazaki :_(

Stephen Cat Stills dijo...

que pena u_u

Anónimo dijo...

Tan importantes son, y van a ser paku-san y miya-san en la generaciones venideras que darles un simple adiós no es suficiente. Este homenaje es idóneo y resalta como han marcado la vida de millones de desconocidos a través de historias y música como nunca se ha visto; ni siquiera con disney.
Hasta luego paku-san ��

Publicar un comentario

¡Comenta!