jueves, 29 de enero de 2015

Descifrando Ghibli: 'El castillo en el cielo' (y II)

Conociendo Laputa



Continuamos conociendo todos los detalles de El castillo en el cielo de Hayao Miyazaki, gracias a Lilith Reina A., en la segunda y última parte de su Descifrando Ghibli sobre la película y sus influencias :-) Puedes leer la primera parte aquí.


_________________________________________________________________

Enclaves de ficción vs. Laputa

_________________________________________________________________




La Ciudad del Sol (Tommaso Campanella)
Análogamente a Laputa, la Ciudad del Sol está formada por varios niveles principales y rodeada por murallas concéntricas (cada una de ellas dedicada a un planeta) coronadas a su vez por torres cilíndricas y rematadas con cúpulas. En la cúspide hallamos el elemento central, protegiendo la esencia espiritual de la ciudad: el templo consagrado al astro rey en La Ciudad del Sol y el vivero de los árboles en Laputa. 
Asimismo, la presencia de canales de agua y columnas griegas de Laputa, nos retrotrae a la Atlántida de Platón* (modelo de la obra de Campanella por su República) y la esfera sobre la cual se asienta, representando tanto a la Tierra como al cosmos. En su interior, el núcleo central es un octaedro azul, uno de los cinco sólidos platónicos y fuente de energía que permite a Laputa mantenerse en el aire. Y ya para concluir, recordar que en ambas ciudades existía una sociedad ideal cuyo mando se hallaba en manos de eruditos o sacerdotes y las técnicas mágicas y astrológicas poseían gran relevancia.


La Torre de Babel (Pieter Brueghel)
Desde el punto de vista iconográfico, Laputa evoca a la Torre de Babel, lienzo tomado a su vez de la Ciudad del Sol de Campanella.


Utopía (Tomás Moro)
Al igual que Laputa, Utopía era una isla que disponía de ciudades donde se fomentaba la investigación científica, la tecnología y los estudios de todo tipo y cuyo modelo de sociedad promovía principios pacíficos, filosóficos y políticos ideales.


Arcadia
Como si de un artista renacentista se tratase, Miyazaki pinta un idílico lienzo de celuloide jalonado, no ya de bellas ninfas, sino de personajes arrolladores y paisajes paradisíacos, una suerte de Arcadia de la actualidad donde los rascacielos se asemejan a vasijas de piedra de estilo retro y donde antaño reinaba la felicidad, la sencillez y la paz en un ambiente habitado por una población de pastores que vivía en comunión con la naturaleza.





 _________________________________________________________________

Donde nace la inspiración...
y bebe la creación

_________________________________________________________________




'Lupin III. El Castillo de Cagliostro' (1979) y 'Conan, el niño del futuro' (1978)
Existen numerosas analogías entre El Castillo en el Cielo y otras obras de Miyazaki como Lupin III. El Castillo de Cagliostro (por ejemplo, entre el personaje de Muska y el Conde de Cagliostro) o Conan, el niño del futuro (serie de 26 capítulos del propio Miyazaki emitida 8 años antes). En relación a Conan vs. El Castillo en el Cielo, aunque su trasfondo es muy distinto, poseen algunos puntos en común que podemos ver reflejados en los siguientes ejemplos:


  • El gran parecido entre Sheeta y Pazu (El castillo en el cielo) con Conan y Lana (Conan, el niño del futuro).


  • En ambas obras aparece una enigmática jovencita perseguida con motivo de un secreto que el resto desconoce. En Conan, Lana guarda celosamente el enigma de la energía solar, imprescindible para la supervivencia humana, mientras que en El Castillo en el Cielo, Sheeta posee un colgante mágico que sólo ella es capaz de activar.


  • Tanto Conan como Pazu se convierten en protectores y salvadores de ambas protagonistas.


  • Muchos de los personajes de serie y película comparten idéntico papel y similar idiosincrasia, ya sean Muska vs. Lepka o la banda de Dola vs. Capitán Dyce.


_________________________________________________________________

Anécdotas y curiosidades

_________________________________________________________________

(¡Ojo, puede contener spoilers!)

  • Según se comenta en el libro “The Art of Laputa”, Miyazaki barajaría en un borrador inicial de la película la posibilidad de incluir una historia de su imaginación en la que Platón era autor de un hipotético Libro del Cielo, el cual formaba parte de la geografía perdida de la humanidad. En esta obra, la isla flotante tomaba el nombre de Laputatilis, una suerte de Atlántida construida por una civilización sumamente desarrollada para huir de la guerra. Sin embargo, sus habitantes se volvieron tan dependientes de la tecnología que la enfermedad diezmó a la mayoría de la población. Algunos de los supervivientes volvieron a la tierra y Laputa fue abandonada.


  • Teniendo siempre en cuenta la fuente original, evitaremos incurrir en un error frecuente en numerosas páginas que dan por hecho la existencia del susodicho Libro del Cielo y redundan en que éste fue escrito por Platón (ya sea por desconocimiento o confusión propiciada por la cantidad de referencias al filósofo griego que aparecen en la película y que ya fueron citadas anteriormente*). Algo harto improbable a no ser que el ilustre filósofo lo hubiera escrito desde un universo paralelo. Pese a todo, tampoco hay que descartar la posibilidad de que el sabio Miyazaki-sensei posea conocimientos ignotos para el resto de la humanidad los cuales nos pondrían sobre la pista del auténtico origen de Laputa. Quizá incluso viviese in situ los acontecimientos que dieron origen a la isla flotante, como si de la reencarnación del Amenophis IV de nuestro siglo en el Egipto faraónico se tratase (A.k.a J.A. Cebrián), ¿por qué no? todo es posible para un genio de su calibre.


  • Especial atención merece el susodicho episodio de Los Viajes de Gulliver que en su día originase cierta controversia en nuestro país en cuanto a la fonética se refiere. Si en determinadas ediciones en castellano de la novela de Swift llaman al castillo Lupata o Lapuda, en un primer doblaje de El Castillo en el Cielo, el nombre de Laputa fue sustituido por el de Lapuntu. Sin embargo, en un doblaje posterior la mítica isla flotante conserva su nombre original. Huelga decir que Miyazaki desconocía las connotaciones de esta palabra en español, todo lo contrario que Jonathan Swift, quien optó por el nombre de Laputa a modo de sátira hacia cierto sector británico del más rancio abolengo, como si de una alegoría a la explotación por parte de la Pérfida Albión hacia la Irlanda del siglo XVIII se tratase.


  • El nombre de Sheeta se escribía originalmente Shita, pero acabó cambiándose debido a la similitud con un término tan malsonante en inglés como “shit”.


  • Según Miyazaki, escribió Laputa como una “novela de ciencia ficción de finales del siglo XIX”. De ahí esa ambientación atemporal entre steampunk y retrofuturista.



  • Tras el estreno de la película, se adaptó la historia a una novela escrita en 1986 por Osamu Kameoka e ilustrada por el propio Miyazaki; “Shousetsu Tenkuu No Shiro Rapyuta Zenpen / Kouhen” (La Novelización de Laputa: El Castillo en el Cielo, Volumen 1 y 2).


  • Existen diferentes versiones del filme con alguna que otra variación. La más evidente fue el cambio de la partitura original por otra orquestal cuyo autor sería también Joe Hishaishi, pero además los diálogos y hasta el subtitulado sufrieron modificaciones. En relación a la BSO, decir que el tema principal aparece en los títulos iniciales acompañando una secuencia de antiguos grabados futuristas (los cuales nos recuerdan a Nausicaä) y reaparece al final cantado con una letra del propio Miyazaki. Igualmente obvias resultan ciertas similitudes entre esta BSO y la de Nausicaä, tanto en las melodías más clásicas, como en aquellas en las que se ha empleado el sintetizador.


  • Uno de los guiños inconfundibles de Ghibli que viene siendo habitual en sus películas, es la aparición de personajes propios en otras obras del mismo estudio. En el caso que nos ocupa, son las ardillas - zorro (kitsune risu) que corretean sobre el robot en la isla de Laputa las que llaman nuestra atención, clara alusión a la mascota de Nausicaä del Valle del Viento.


  • Si algo resulta fascinante en El castillo en el cielo, es la avanzada tecnología aérea, tanto los aparatos voladores con toques futuristas ideados por el propio Miyazaki, como los de diseño más davinciano e incluso algunos que recuerdan a la tecnología desarrollada por Verne.


  • Dado que Miyazaki es admirador del armamento militar alemán y británico, se inspiró en ambos para diseñar también los de Laputa. Así, mientras uniformes, medallas, granadas y el zeppelin Goliat, están basados en los alemanes de la 2ª Guerra Mundial, el atuendo de los civiles, el uniforme del coronel Muska, su propio arma y las de sus agentes o las de los soldados del ejército, están inspirados en los británicos.



  • En un momento determinado, Dola comenta que Sheeta le recuerda a ella cuando era joven (de hecho, puede observarse tal semejanza en una fotografía de su juventud que Dola tiene en el camarote). El esposo de Dola fue el ingeniero creador de la nave pirata. Pazu por su parte, quiere ser ingeniero y también está fabricando su propio avión. Anécdotas aparte y según cuenta el hermano del propio Miyazaki, su madre era tan valerosa como Dola.


  • Cuando Sheeta y Pazu pronuncian la palabra “parusu” al final del film (V.O), un sortilegio de destrucción asola buena parte de la isla de Laputa. Una curiosa incongruencia si tenemos en cuenta que la etimología turca de ese término significa paz y armonía.


  • En EE.UU., El Castillo en el Cielo no fue doblada hasta 1999, siendo distribuida en vídeo cuatro años más tarde, cuando El Viaje de Chihiro recibió el Oscar a la mejor película animada. Hasta entonces, el film sólo había sido mostrado ocasionalmente en distintos festivales de cine y su popularidad se había extendido gracias al boca a boca. Pese a su limitado éxito, la explicación oficial de Disney fue que el retraso se debió a que Studio Ghibli quería evitar pérdidas en el proceso de exportación. Sin embargo, en 2003 la película ya había logrado recuperar su dinero gracias a las ventas nacionales del film en DVD. Eso disparó los rumores de que Disney había invertido en la colección Ghibli con la intención de sabotear su éxito en EE.UU.


_________________________________________________________________

Los personajes

_________________________________________________________________




Sheeta (Lusheeta Toelle Ul Laputa)
La clásica heroína de Miyazaki, menos carismática que su precursora Nausicaä, aunque valiente y compasiva. Descendiente de una estirpe real ancestralmente ligada a Laputa y poseedora de un colgante mágico el cual le conducirá hacia sus orígenes no sin antes vivir innumerables aventuras.







Pazu
Joven huérfano minero, amigo inseparable de Sheeta. Noble y avispado, persigue el sueño de su padre, un aviador que pese a encontrar y fotografiar Laputa, murió sin poder confirmar su visión.








Muska (Romuska Palo Ul Laputa)
Uno de los pocos personajes de Miyazaki al cual podríamos calificar de auténtico villano, sin más pretensiones que adueñarse de Laputa para ejercer su imperio de dominio y terror sobre el resto del mundo. Desciende también de una estirpe real como la de Sheeta.








Dola y su banda
Madre y líder de los piratas del aire, resuelta y audaz. Representa al prototipo femenino en la filmografía de Miyazaki. Ella y su banda comenzarán siendo simples bandidos y acabarán convirtiéndose en aliados.








Robots laputianos
Guardianes y protectores de Laputa que reconocen la realeza de la portadora de la piedra. Especialmente significativos los mensajes que dos de ellos dejan entrever (uno en la Tierra y el otro en la isla flotante).









Abuelo Pom
Otro de los personajes característicos en la obra de Miyazaki, en este caso el del anciano sabio, mentor de Pazu y conocedor de los secretos que se ocultan tras las piedras voladoras.









Jefe de Pazu
Ejerce de protector del joven huérfano y de Sheeta a posteriori. No duda en enfrentarse a la banda de piratas de Dola con el fin de mantener a salvo a ambos niños.












_________________________________________________________________

Hayao Miyazaki dijo...

_________________________________________________________________


“No soy optimista sobre lo que nos deparan los próximos cincuenta años porque creo que vamos a enfrentarnos a más tragedias humanas según nos vamos convirtiendo en más estúpidos y haciendo cosas más peligrosas. Cuando pase ese tiempo y hayamos comprobado que efectivamente todo eso ha fallado, tal vez volvamos a intentar hacer las cosas de otro modo, mejor, y todo empiece a funcionar de nuevo”.
(Hayao Miyazaki, durante la promoción de El castillo en el cielo)





___________________________________________________








Mi vecino Miyazaki
Studio Ghibli, la animación japonesa 
que lo cambió todo




·   ·   ·
sigue en...





.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Comenta!